miércoles, 6 de febrero de 2013

Casa de naipes

Es extraño. Por qué que estoy rota por dentro, que odio no haber conseguido lo que quería y luche. Pero estoy exóticamente: tranquila. Después de la primera vez haber explotado con todo y llorado hasta no dar más, dar golpes y cometer locuras. A los dos días tengo una paz tan extraña que hasta verme al espejo me da miedo, porque siento que en cualquier momento explotaré en alguna tontería. ¿Por qué será? Porque sé que el dolor está, pero no quiere salir. Quizás maduré. Quizás lo tenía tan claro que no me sorprende. Quizás sea hora de avanzar. O simplemente es porque ya sé que sucederá en un futuro gracias a las mismas señales que marcaron el principio. Que las energías y la paciencia están de mi lado junto con la superación personal; A diferencia del pasado. Aunque todo eso no calma mi miedo de que esta pequeña casa de naipes que se está manteniendo firme, se caiga de un soplido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario se agradece, sobre todo si es con contenido y no sólo vienes a buscar seguidores, sino que comentas más veces luego (:

Gracias por darte el tiempo de dejarme una "Brisa del viento a mi oído"

ir arriba cursor by hikariyummi