viernes, 30 de septiembre de 2011

Es un problema.

4 Brisas del viento~
Es triste mirar para atrás ahora, en estos momentos en que tienes hartos amigos, amigos de verdad y con hartos me refiero a más de 3. Para notar que la mayoría -por no decir todas- son chicas. Te preguntas ¿Y tus amigos hombres? ¿Qué les pasó? ¿Dónde fueron? ¿Por qué algunos no están hoy? Con otras interrogantes más que te dan una respuesta común.

Tú misma.

Te preguntas ¿Qué hice? la verdad es que solo fuiste tú; impulsiva, algo despistada, torpe y sincera, tú más grande defecto en este caso la Sinceridad que te jugó en contra en el momento en que más inesperado.

Duele.

Duele demasiado perder amigos por "errores" que tratas de no volver a cometer y lo haces completamente inconsciente.

Con sarcasmo, te miras, hablas, meditas y piensas. Mejor me busco amigos homosexuales o con novias eternas para no tener jamás ese problema, es la solución más básica y fácil realmente, pero no puedes, no manejas eso, mas aún cuando eres tan afectiva y te encariñas con facilidad. Y no, no tienes las solución ahora, solo lloras pensando en los amigos que perdiste por alguna u otra confusión amorosa.

Siendo todo aquello finalmente un verdadero gran problema, un problema que no puedes manejar mas que por tus propios sentimientos y resguardando tus acciones.

jueves, 29 de septiembre de 2011

Sonrisa*

5 Brisas del viento~
Allí estaba ella, como siempre, observándome con esa preciosa y bella sonrisa, que parecía sacada de una película. No quería ver como ésta rompería y quedara en la nada en cuanto le dijera que aquello había terminado sin que fuera su culpa, como siempre mencionaba cuando discutíamos o estábamos cerca de hacerlo.

La miré a los ojos y agarré valor de algún lugar.

—Terminamos… murmuré mirándola fijamente intentando no observar como aquella amplia sonrisa se quebrajaba delante de mis ojos, lo cual no conseguí.

Sus ojos se llenaron de lágrimas mientras con su mirada me pedía una explicación, la cual yo no quería dar. Me sorprendió el momento en que se levanto de aquella banca del parque, me observo mientras su lagrimas caían por su mejillas hizo una pequeña sonrisa y me susurró un silencioso “gracias por todo” antes de marcharse, dejando con una gran confusión y una extraña paz interior mi mente pero con el corazón aún en la mano.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Soledad.*

5 Brisas del viento~

Un punto fijo en el vació, la respiración acompasada con el movimiento de la brisa y la oscuridad de la habitación hacían que aquel pequeño momento de soledad fuese perfecto. Un excelente momento de meditación, el espacio y tiempo necesario en su vida para cuestionarse un poco el por qué de sus acciones, de las situaciones, del azar y todo eso que lo llevaba a estar donde estaba ahora: siendo un completo fracaso.

Hace días había dejado que lo más importante para él se escapara por la puerta –literalmente- por el simple hecho de no controlar su temperamento, aquel temperamento que no se podía modificar según su misma psicología. Pero esa no era única razón de su fracaso, de su soledad inminente, la razón de todo ello, de todos sus problemas era no poder lidiar con su poca dedicación, el poner el mínimo esfuerzo a todo, por eso es que se encontraba en el piso como un trapo viejo que solo sirve cuando ya no encuentras nada más a tu disposición.

Con el mínimo esfuerzo corrió las cortinas de la ventana dejando que se colara un poco de luz a través de estas. Arrugo sus ojos ante en exceso de luz para sus pupilas no acostumbradas a tanta calidez y brillo al igual que su corazón, tomó sus pantuflas con pereza para acercarse a la cocina que no era más que suciedad y desorden como si hace meses no hubiera sido ocupada por mano femeninas delicadas y atentas.

Definitivamente su vida se convirtió en un desastre en el momento que Iris salió por esa puerta, sin que él jamás lograr decirle cuanto la amaba y necesitaba, hasta que esa puerta se cerró y ella nunca volvió dejándolo sumergido en esa soledad interminable, una que solo ella podía llegar a reparar debido a que nadie más fue capaz de amar a un temperamental minusválido orgulloso como lo fue Horacio hasta ese su último y solitario día de vida.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Resignación.

2 Brisas del viento~
Tantos planes, tantas ideas, tanto leer, pensar e imaginar para que tus planes se volteen. Y no exactamente por lo que tenías previsto sino que por una razón inimaginada que te dejara en con completo Cheque mate, sin argumentos, ni oposiciones sin más que frustración y algo de enojo que termina en una total resignación porque luego de todas esa malas ideas sensaciones y demás, se van, te das cuenta que no te queda más que hacer y hasta a veces simplemente te lo mejor por uno u otro motivo.

Cuando pasa eso lo mejor es verle el lado bueno a la otra situación, buscar algo nuevo y hacer el rato agradable dejando esos planes para otra ocasión.

De todos modos ¿qué tan difícil es hacer planes de nuevo para que resulten en una nueva oportunidad?

jueves, 8 de septiembre de 2011

Nuevamente.

4 Brisas del viento~

Aquí estoy de nuevo, de pie, intentándolo todo una vez más. Balanceándome en aire por el camino que tengo que seguir, el cual tengo que aprender a manejar para tomar el lugar que me corresponde para así cumplir una meta que tengo hace mucho, desde más de 3 años quizás pero que siempre terminaba en nada...

Esta vez pensaré que es la última vez en la que tendré apoyo para así no pensar en detenerme. Recordarmelo escribiendo con constancia, avisándome siempre con alguna canción cada cierto tiempo y es que tiene ser real, en serio y notorio.

Me levanto de nuevo como muchas veces en muchos sentidos, dando mi mejor esfuerzo por última vez y más consciente de lo que sucede.

Paciencia, paciencia, paciencia. Perseverancia, eso debo tener y desarrollar para devolver todo lo que por mi ya sea esperado.

Puedo, puedo. Pero necesito constancia. Sin embargo, al menos nuevamente ya estoy de pie conservando la fuerza de no caer.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Aparecen cuando lo recuerdan.

8 Brisas del viento~

A veces piensas que hay tanta gente que te quiere y al segundo te das cuentas que muchas veces son pantalla que casi siempre están contigo por uno u otro motivo para ellos, no por ti, hasta a veces casi por una obligación.

Antes me molestaba sentirme ajena al resto, casi como alguien invisible y siempre tratando de aparecer y decir algo aunque fuera una pendejada para llamar la atención, conseguir una amiga o algo. Finalmente, me di cuenta que aquellos que creía más distante han sido los más cercanos en sector a mi corazón y otros parecieran ser pantallas, me entristeció un poco pero finalmente me di cuenta de algo; le tomo demasiada importancia a la gente y lo que piense de mi, de tenerla a mi lado.

Esta mal y creo que esta vez esperaré a quienes si me quieren y no solo a los que están solo para decir presente cuando lo recuerdan, cuando lo necesitan.
ir arriba cursor by hikariyummi