viernes, 31 de diciembre de 2010

Final.

0 Brisas del viento~

Siempre en días como este decides mirar hacia atrás profundamente y te das cuenta en un principio de todo lo malo que te sucedió a lo largo del año; esas peleas, discusiones, perdida de gente que querías, deshacerte de esa gente que solo te hacía daño y las rupturas que te hicieron llorar, sufrir, sentir miedo, angustia y frustración. Son tantas las que recuerdas que hasta podrías clasificarlas de mayor a menor daño o importancia.

Después de que logras aquello que piensas en tus errores y te arrepientes por ellos o simplemente le echas la culpa alguien y formulas un pequeño rencor, recuerdas las cosas buenas que te alegraron los días; esas personas que te alegras de haber conocido: que te dejaron una enseñanza, te cambiaron la forma de ver las cosas sin importar las pocas veces que se cruzaron en tu camino a pesar de ello se ganaron un espacio en tu corazón, parte de tu cariño. Agradeces a esas personas que estuvieron contigo en momentos importantes y/o difíciles.

Este año que esta a horas de terminar sufrí muchas cosas, es uno de mis peores años de hace mucho en cuanto a acontecimientos, no puedo negarlo. Sin embargo, aprendí muchísimas cosas y también cambié bastante.

Aprendí que la amistad no era algo tan lejano para mí como creí hace un año, descubrí que la amistad no hay que buscarla, sino que llega sola y es permanente sin importar que tan poco veas a esa persona. También aprendí que no debo rendirme jamás ante nada, que no conseguiré lo que quiero de la noche a la mañana, que me voy a caer más veces de lo que ya lo echo peor no por eso me puedo quedar en el piso o tirar la toalla, todo eso lo sé, lo conozco hace mucho pero lo podré en práctica.


Este año cambie bastante, tanto a presión como porque quería cambiar. Quizás el cambio fue para mal, yo creo que fue para bien. Pero cambie y ahora sé que puedo cambiar y hacer lo que sea si me lo propongo, sólo tengo que hacerlo y no rendirme.


Haré este año distinto o al menos eso intentaré. Como dice un buen amigo en su blog…

Qué determina cuándo termina lo viejo y comienza lo nuevo, lo fresco? No es una fecha en el calendario, no es un cumpleaños y no es un año nuevo. Es un hecho importante que te marca, que te cambia e idealmente te da ese empujoncito de esperanza que necesitas para vivir, para mirar con otros ojos el mundo. Lo importante es que nunca dejemos de creer que podemos comenzar de nuevo. Y recordar que entre toda la mierda siempre hay unas cuantas cosas a las que vale la pena aferrarse.

martes, 21 de diciembre de 2010

Ann

0 Brisas del viento~
El título lo dice todo, este es nuestro priemr año desde que inicio esta amistad que media perdida se encontraba luego de nuestra distancia hace aproximadamente medio año, aun así quería darte esta sorpresa no tan sorpresa.

Has sido una persona importante para mi a pesar de la distancia, me hiciste reir muchas veces. Y cuando em sentia mal, en más de una ocasion me hiciste sonreir.

Ando algo mala para escribir, no sé si lo has notado, al igual que para conversar debido a las faltas de temas. Espero todo esto se reanude con nuestro nuevo espacio.

Recuerdo aún que te conocí por un team de roll bastante ridículo, pero no me arrepiento. De ahí seguimos escribiendo juntas en rolles y luego te uniste a colectivos conmigo, muchas de nuestras parejas quedaron pendientes pero las retomaremos, creeme.

Eres muy especial para mi y realmente te concidero una hermana lejana, sé que este texto es muy pequeño y me hubiera gustado poder escribir más, pero despues de todo solo necesito unas pocas palabras para poder decirte lo importante que eres y lo mucho que te quiero Viviana / Annie / Banannia / Hibaripunto / etc.

jueves, 16 de diciembre de 2010

Falsa.

1 Brisas del viento~

La distancia entre ellas es pequeña, no consistía en más de un metro o un paso. Sin embargo no se compara a la distancia de sus pensamientos, de sus sentimientos. Es increíble pensar que una vez estaban juntas siempre, que hubieran sido las mejores amigas, que se contaban todo, que confiaban en la otra sobre todas las cosas pero de la nada eso acabó, termino o sencillamente se fue la máscara que cubría su falsa amistad.

Pero todo era distinto ahora, aquel rompimiento no sólo la hizo llorar, sufrir y llegar al punto extremo de auto infringirse dolor. Eso no era nada, provocó que algo dentro de ella ardiera, se apretará y se ennegreciera en su mente, algo llamado venganza y rencor, algo que ella misma creyó nunca desarrollar menos con alguien que tanto quiso alguna vez.


Todo era pasado ahora, no importaba lo sucedido antes, para ella, la otra chica merecía morir en el profundo de los dolores y sufrimientos, sentir mil veces lo que ella sintió para calmar un poco ese fuego hirviendo en su ser. No a golpes, no, sino que riéndose de ella, de sus debilidades, de su cinismo, de cómo sabía que los demás se reían a sus espaldas y
que esta vez no la defendería ni argumentaría a su favor, sólo reiría hasta llorar de la felicidad.

Ella le enseño una valiosa lección, nunca confíes demasiado en tus amigos hasta que te des cuenta que son verdaderos porque te puedes arrepentir de todo lo que hiciste por ellos y al día siguiente querer hacerlos desaparecer del mundo por traidores.


Sí Honey, esto va para ti y ojalá te duela.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Paraíso de dos segundos.*

0 Brisas del viento~

Sabía de ante mano lo que sucedería, pero no me arrepiento de haber sucumbido con él cayendo a su cama, entre sus sábanas, su cuerpo y el colchón. Nunca pensé o creí que todo aquello fuera así, que podría llegar a sentirme de esa manera entre los brazos y el cuerpo desnudo de aquel chico, que hacía mucho me había hecho descubrir lo que era enamorarse de pies a cabeza.

Escuchar su respiración agitada sobre mi cara, los susurros de voz al oído apenas audibles, diciendo lo bella que era, cuanto me amaba, me apreciaba y me adoraba casi como si fuera una diosa, o quizás más que eso. Entre movimientos rítmicos de nuestros cuerpos se escapaba uno que otro gemido de mi boca por el cual mi sonrojo aumentaba considerablemente, mientras me perdía en su mirada.

Fue todo tan bello, hermoso y extremadamente perfecto, que si pudiese pedir un deseo sería el que ese momento nunca acabase, que el tiempo colapsara en ese momento y se repitiera una y otra vez. A pesar de que el clímax fue tan llenador y excitante que aunque solo fuera en dos pequeños y cortos segundos la sensación fue increíble e indescriptible para mi en estos momentos, simplemente puedo decir que me llevó hasta el paraíso más lejano y hermoso que hubiese en el universo junto con él, para luego volver a otro maravillosa escena, con mi amado exhausto abrazándome sobre su pecho ambos desnudos, tapados con una pequeña sábana de fina tela.

Apenas pude recobrar mi respiro normal, luego de observar sus orbes verdes por largos minutos pude gesticular una frase que para esas alturas no era necesaria.

— Te amo demasiado. —susurré con algo de torpeza y algo sonrojada.

— Y yo a ti mi ahora mujercita —sonrió acariciando mi mejilla, haciendo que se me cerraran los ojos.

— Tú mujercita —agregué antes de acomodarme en su pecho para dormir. Mientras sentía como me acariciaba la espalda y se le dibujaba otra sonrisa en el rostro.

ir arriba cursor by hikariyummi