miércoles, 14 de septiembre de 2011

Soledad.*

Un punto fijo en el vació, la respiración acompasada con el movimiento de la brisa y la oscuridad de la habitación hacían que aquel pequeño momento de soledad fuese perfecto. Un excelente momento de meditación, el espacio y tiempo necesario en su vida para cuestionarse un poco el por qué de sus acciones, de las situaciones, del azar y todo eso que lo llevaba a estar donde estaba ahora: siendo un completo fracaso.

Hace días había dejado que lo más importante para él se escapara por la puerta –literalmente- por el simple hecho de no controlar su temperamento, aquel temperamento que no se podía modificar según su misma psicología. Pero esa no era única razón de su fracaso, de su soledad inminente, la razón de todo ello, de todos sus problemas era no poder lidiar con su poca dedicación, el poner el mínimo esfuerzo a todo, por eso es que se encontraba en el piso como un trapo viejo que solo sirve cuando ya no encuentras nada más a tu disposición.

Con el mínimo esfuerzo corrió las cortinas de la ventana dejando que se colara un poco de luz a través de estas. Arrugo sus ojos ante en exceso de luz para sus pupilas no acostumbradas a tanta calidez y brillo al igual que su corazón, tomó sus pantuflas con pereza para acercarse a la cocina que no era más que suciedad y desorden como si hace meses no hubiera sido ocupada por mano femeninas delicadas y atentas.

Definitivamente su vida se convirtió en un desastre en el momento que Iris salió por esa puerta, sin que él jamás lograr decirle cuanto la amaba y necesitaba, hasta que esa puerta se cerró y ella nunca volvió dejándolo sumergido en esa soledad interminable, una que solo ella podía llegar a reparar debido a que nadie más fue capaz de amar a un temperamental minusválido orgulloso como lo fue Horacio hasta ese su último y solitario día de vida.

5 comentarios:

  1. *-* Lo amé con todo mi yo
    Esta interesante, con sentimiento, u_u y es triste, pobre horacio, aunque al mismo tiempo lo detesté por ser tan idiota de perder a una chica por eso.

    ResponderEliminar
  2. Cada vez mejores tus cuentos Asumi, este me gustó harto! Sigue con el empeño, saludos :3

    ResponderEliminar
  3. Hola :3 Perdón por la extrema demora :c Pero estaba investigando algo y estaba haciendo mil y unas cosas, por lo que no habría tenido la concentración necesaria para leerlo y entenderlo.
    Me gustó mucho, tiene sentimiento. Al principio parece ser una reflexión propia, pero después todo va tomando forma :3
    Sigue escribiendo, me gusta cómo lo haces :)

    ResponderEliminar
  4. Hola n.n
    Me gustó mucho, está como todo muy bien descrito *-*U
    Y creo que él debió haberse dado cuenta antes de lo que estaba haciendo para no seguir perdiendo cosas y a la chica que amaba.
    Me encantan tus historias, sigue así n.n
    Te quiero mucho c:

    ResponderEliminar
  5. Pasate por mi blog te tengo una sorpresita :D
    Un besito!!!

    ResponderEliminar

Todo comentario se agradece, sobre todo si es con contenido y no sólo vienes a buscar seguidores, sino que comentas más veces luego (:

Gracias por darte el tiempo de dejarme una "Brisa del viento a mi oído"

ir arriba cursor by hikariyummi