martes, 30 de agosto de 2011

En unos segundos.*

Se sentía extraña, como la espada y la pared posiblemente, aunque eso era exagerar. Nunca pensó que estuvieran en el mismo espacio respirando posiblemente el mismo aire, desvió un segundo la mirada: ahí estaba. Era él, él mismo por que había estado angustiada esos días, sintiéndose horrible meditan decisiones algo precipitadas, llantos y rabia contenida que solo quería salir y una vez así había sido.

Cuando desvió su mirada al segundo siguiente de posarla el estomago se le revolvió, sentía un vació en ella y sus ojos se cristalizaron un poco. Tragó saliva con algo desespero, su garganta se sentía de lata. Tenía que dar una respuesta.

Otro segundo más e ideas de las posibles situaciones pasaban por su mente, ninguno era agradable, ninguna era buena para una o las dos partes.

Optar por lo sano, pensaba.

Huir, aunque fuese una cobardía de su parte y es que... ¿Por qué tenía que ir ella? se preguntaba tratando de darse una justificación fuerte. Sin embargo, la fibra más sentimental de su cuerpo le pedía ir, abrazarlo aunque eso le hiciera romper a llorar y causar aún más problemas. Era una mala idea.

Cerró los puños un poco, dolía, dolía muchísimo.

Se negó con los ojos cristalinos, la garganta de lata, queriendo gritar para ser escuchada y comprendida, sin embargo sólo exclamó con dolor lo que le parecía mejor para ella y muy posiblemente para el otro. No se escatimaría más en pesar en sus posibles actos, aunque trataran de que fuesen buenos cambiaría, por que estaba ya en su burbuja y no quería herirlo.

Lo miró un segundo más concentrando su mente en no ir hacía él fuera lo que fuera.
Buscó a sus amigas mientras tragaba sus lágrimas queriendo huir a toda velocidad sin tener explicar nada. Cuando luego de unos imprevistos, sin volver a mirar otro segundo, logró escapar, le tomó un tiempo concentrarse en las conversaciones. Después de todo, era inevitable pensar en los posibles actos y si la decisión era correcta...

Finalmente, no hay nada que buen par de tonterías con amigas no haga que se te vaya de la mente, al menos por el momento.



5 comentarios:

  1. Me ha pasado eso de querer correr a los brazos de mi consuelo siendo que el dueño de ese refugio es quien me daña. Y hace muy poco, debo decir. Es algo doloroso y desolador, pero con el tiempo va sanando y, a la larga, es lo más sano para ti y tu corazón c:

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, tu entrada es completamente notable mi pequeña padawan (?) Ok no ._.
    Realmente me gusto y es que tienes toda la razón cariño... a veces cuando sufres, y quieres mandar todo a la mierda, y encerrarte y llorar y aaah :c no hay mejor remedio que una tarde con amigas o al menos una buena charla con aquellas personas que hacen tu vida más llevadera y que con solo un par de palabras te alegran el día.
    Quizá una charla, una chelatón, salir a patinar, o solo caminar... sea como sea cualquier cosa que hagas con tus amigos siempre te ayuda a despejarte aunque solo sea momentáneamente.

    ResponderEliminar
  3. Me gusto mucho tu entrada, tienes mucha razon:D
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  4. Hola, pues te invito a pasarte por mi blog. Existe con el proposito de hacerle publicidad a Novelas, Foros, Libros, Blogs, la verdad lo que quieras.
    Mas informacion?
    http://soycomounagalleta.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. No sabia que era tu cumple:)
    FELICIDADES!!
    Espero que lo hayas disfrutado!!
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar

Todo comentario se agradece, sobre todo si es con contenido y no sólo vienes a buscar seguidores, sino que comentas más veces luego (:

Gracias por darte el tiempo de dejarme una "Brisa del viento a mi oído"

ir arriba cursor by hikariyummi